· 

4 Consejos para manipular los vegetales


        Hoy les proponemos 4 sencillos consejos sobre como manipular los vegetales (frutas y verduras), para una adecuada preservación de sus nutrientes. 

        Como ya sabemos cualquier vegetal desde su cosecha hasta el consumo pierde propiedades (como les explicamos en esta publicación). A través de estos consejos intentaremos conservar lo máximo posible de nutrientes, sabor y textura de los productos.

 

1 Lavado

       

        Lavar bien las frutas y verduras que vayan a ser comidas con piel o crudas es fundamental, pero debe hacerse en el menor tiempo posible, evitando que se empapen y antes de cortarlas, pues si se hace al revés pierden gran cantidad de vitaminas especialmente las hidrosolubles.

 

        No es conveniente asimismo ponerlas en remojo por el hecho de que estén mustias, por el mismo motivo citado anteriormente.

 

2 Cortado

        Se debe recordar que muchos principios nutritivos de las frutas y verduras se hallan en sus capas más exteriores y muchos de ellos en las pieles y en la parte misma de debajo la piel. 

        Por ejemplo, pelando las patatas se les quita del 15 al 35% de la vitamina C, siendo mejor cocerlas con piel y pelarlas después. La calabaza, el calabacín, las remolachas, las zanahorias, etc., deberán también cocinarse con piel.     

        Se debe saber que el cortado es el último paso que hay que seguir antes de poner al fuego o servir el alimento (en caso de que no se pueda preparar entero).

 

3 Cocción

        Deberíamos ingerir siempre en crudo aquellos alimentos que puedan comerse así. 

        Los alimentos en cuya composición figuran vitaminas termolábiles (que son inestables al calor) tales como la C y el complejo vitamínico B, especialmente la vitamina B1, sufren grandes pérdidas vitamínicas con la acción del fuego. Tanto el escaldado, como el hervido, asado o tostado de los vegetales causan pérdidas que se traducen convirtiendo la alimentación en desvitalizada, sin vida.

  Las pérdidas vitamínicas son mayores cuando el alimento está troceado y con cuanta más agua se hirvió.

 

        Es recomendable cocinar las verduras al vapor o con el agua indispensable y a fuego lento, con la tapadera fija, sin destapar a menudo y el menor tiempo posible, reservando luego los caldos para preparar sopas u otros platos, sabiendo que, parte de las vitaminas que pierden los alimentos no se destruyen, sino que se “transfieren” al caldo.   

 

        Las baterías de cocina que permiten la cocción de las verduras sin agua en principio presentan ventajas. La olla a presión también es más favorable que el cubrir la verdura con agua.

        Un error muy común es echar bicarbonato a las legumbres para que se cuezan antes, o a otros alimentos para conservarles el color, destruye las vitaminas C y B1.

        Puestos a hervir los alimentos tenga en cuenta al añadirles el agua que ésta sea pura, buena, ni yodada, no clorada, ni fluorizada, y más si va a beberse el caldo.

 

4 Servir

        Es aconsejable servir en seguida los alimentos después de cocinados (sin olvidar que no hay que tomarlos demasiado calientes). En el proceso de recalentamiento las pérdidas siguen. Por lo tanto evitemos guardar restos de comidas, sobre todo cocinadas, para días posteriores, debido a la oxdación.

        ¡Por eso la ensalada que te sobró esta mañana tiene un aspecto horrible por la noche!

        Los zumos de frutas y purés sírvalos inmediatamente pues se oxidan con mucha facilidad.

 

Si vas a dejar un comentario o tienes sugerencias hazlo sin tabúes y con respeto, nos ayudará a crecer cualitativamente.

Escribir comentario

Comentarios: 0