· 

Cuando empiezas a soltar todo cambia.

        Es un proceso largo, se que no es de un día para otro. Es absurdo estas palabras se han escrito miles y miles de veces. Pero lo siento. Siento estas palabras. A veces no te ha ocurrido que lees, cualquier cosa, pero lo que lees no te llega o como si no lo leyeras. Pues esta vez es “sentido”, que no cierto, observa que no digo “es la verdad”, la verdad es relativa, por eso “intentaré”, sí, dije intentaré, porque lo que niegas se puede volver en tu contra, intentaré no imponer mi verdad. Por eso siento estas palabras, las siento en mi ser, en mi cuerpo, en mi alma.

 

        Se que día tras día, será a strat over, porque de eso se trata, es un camino, y mi único fin es mantenerme en el, mi meta en esta vida es mantenerme en el camino, en el camino de la consciencia, de la atención plena, del amor objetivo, de la humildad, de la salud, del conocimiento holistico, del intercambio, de la comunidad, del compartir, compartir no lo que tengo sino lo que soy, porque nosotros solo somos, somo esto, somos aquello y cuando aprendes a dar lo que eres, es que puedes llegar a ser tu mismo, sin capas de mierda, sin prejuicios, sin traumas, sin inseguridades, simplemente uno mismo, uno con el universo.

 

        Hasta que no empiezas a crear espacio en ti, hasta que no te vacías de lo que ya no eres, de lo que fuiste un día, no podrás seguir en tu camino, te quedaras estancado, en un bucle, repetitivo e incestuoso. Para salir de esto necesitas herramientas, pero lo mas importante, necesitas aprender a usarlas. De nada sirve tener un taladro pro y no saber como se enciende. Te pueden dar muchos consejos, te pueden contar historias, pero si tu nunca has pasado por la experiencia, si lo que te comparten no lo has puesto en practica, no podrás salir de ese bucle.

 

        La vida es un campo de practicas, pero con esto no estoy diciendo que estés toda la vida poniendo en practica tus herramientas. Siguiendo con el ejemplo del taladro, quizás llegues a ser un pro en el bricolaje y sepas usar perfectamente todas tus herramientas y no solo eso hasta puede que sepas enseñar a tus amigos y familiares como usarlas, pero un buen día, quizás uno de estos amigos o un desconocido, te regale un nuevo taladro, es una nueva versión, con accesorios distintos al tuyo. Tu ya tienes un taladro, ¿para que ibas a querer otro? Seria tu reacción “instintiva”, y sin embrago, tu en el fondo sabes que tu taladro esta “cascao”, tiene sus añitos, le has dado mucha tralla, y aunque sea un pepino de taladro, ya no esta como antes, y finalmente acabas aceptando el nuevo. Pero no por esto vas a tirar el viejo, lo relegas a funciones mas sencillas, mas básicas. Quizás te tome unos instantes hacerte al nuevo, pero enseguida te adaptas. A esto yo le llamo “reciclarse”.

 

        Esta palabra ya la había escuchado de varios profesores, cuando volvían de las vacaciones de verano y nos contaban que se habían dedicado a estudiar X tema. Y nosotros, los alumnos, incrédulos preguntábamos ¿si ya tienes una carrera, para que quieres estudiar mas?. Un día uno de estos profesores nos dijo: “porque el conocimiento es cambiante, igual que la naturaleza del ser humano, por eso hay que reciclarse”. Palabras que se grabaron en mi mente pubertosa pero que no adquirieron verdadero significado hasta ahora.

 

       Reciclarse es vital en el camino de la vida porque nada es permanente. Todo es cambiante, este no es un mensaje filosófico, siguiendo la lógica y la segunda ley de la termodinámica, la energía ni se crea ni se destruye, SE TRANSFORMA, por esta misma regla de tres, nada es fijo, por esto mismo no existe una verdad inmutable. Pues la verdad forma parte del conocimiento y el conocimiento es una energía. Ahora bien, si de esta ecuación substraemos la energía, si quitamos la energía de nuestras vidas, ¿Qué nos queda? LA NADA

 

 

        La nada, el silencio absoluto, el vacío. Llámalo como tu quieras, pero está ahí. Eso si es inmutable, debe serlo para que la energía fluya a través de el. Sin el, la energía se estanca, no puede avanzar por la senda natural de su existencia. Y cuando se estanca y se acumula en demasía, puede llegar a crear desastres cósmicos. Pues todo lo que ha sido recluido/reprimido durante largos periodos de tiempo acaba por explotar. Pero la naturaleza es sabia y cuando encuentra estos obstáculos puede llegar a esquivarlos, sin embargo el precio por seguir a delante puede ser muy caro, pudiendo llegar a coger caminos sinuosos o tortuosos, todo con tal de seguir hacia delante, porque la energía no puede parar, nunca.

 

       Por eso yo decido mejorar, decido aceptar esa energía, escucharla, adaptarme a ella y sobre todo no luchar. En mi vida solo quiero paz pero sobre todo en tu vida solo quiero paz. Para ello hemos de aprender a fluir con esta energía. Esta energía esta influenciada por ti, por tu ser, pero también por el medio en el que vives, por la sociedad. Y en esta sociedad no hay silencio, por eso buscamos evadirnos de todo el ruido que nos rodea con cualquier cosa, ya sean drogas, fanatismos, comida, inclusive con la meditación, todo con tal de apagar ese ruido incesante. Este es el mayor mistake que cometemos.

 

        Apagar significa: cancelar, quitar, matar, eliminar y como dije al principio, todo lo que niegas se vuelve en tu contra. Por eso mismo, no puedes quitar algo que forma parte de ti. Try it, aunque intentes quitarlo siempre quedara la huella, la marca, la cicatriz y si esa herida no cicatriza, cada vez que tu o alguien pase el dedo por esa zona se volverá a abrir. Por eso acepta esa parte de ti, acepta ese error, porque no fue un error fue un acierto de lo que no debes volver a hacer. Acepta esa desilusión porque no fue tal, simplemente viste lo que en ese momento podías ver. Acepta la frustración pues eso significa que te estas esforzando. ACEPTA

 

       Aceptar implica ver la realidad de una forma distinta. Implica poner en practica todo es amor incondicional que profesa la madre al bebe. Implica tener una escala de valores, marco de referencia, donde radica nuestro silencio, para poder partir en nuestro camino, donde fluye la energía.

 

       Por eso elijo ser paz, ser amor, porque uno da lo que es. Elijo no luchar conmigo misma, elijo soltar lo que no me pertenece, elijo amar incondicional a todos los seres, porque cuando uno es amor, es que puede ver amor en todos los demás. Y la sensación es tan placentera, tan fluida, que una vez la conoces ya no quieres volver, solo sientes que debes seguir en ese rumbo, en esa dirección.

 

       Por eso elijo dar sin esperar nada a cambio, sin expectativas, sin apegos, elijo darle a la gente lo mejor de mi, y no me importa que no lo valoren. Porque uno comparte lo que lleva por dentro, y no lo que los demás haga con ello.

 

¿Y tu?

Estas a una decisión de distancia de una vida totalmente diferente.

 

¿Qué elijes?

Por: Belén Azorín

Si vas a dejar un comentario o tienes sugerencias hazlo sin tabúes y con respeto, nos ayudará a crecer cualitativamente.

Escribir comentario

Comentarios: 0